Porqué el método Lean sí funciona si lo aplicas bien, claro :)

imagen de pixabay

imagen de pixabay

 

Muchas de las personas que critican la metodología Lean, se quejan de la de tiempo que invierten y sienten que el método Lean no funciona porque tal y como se explica en este artículo (entre otros): 

  1. incita a construir características en vez de productos completos
  2. quema al equipo prematuramente, dado que un método es exigente
  3. consigue crear productos difícilmente asumibles por los clientes, al no estar completos
  4. devalúa la arquitectura, pues la agilidad hace que no se diseñe bien
  5. conduce a discusiones equivocadas con los inversores, ya que muchos se creen preparados para inversión antes de tiempo
  6. distorsiona el modelo de contratación en Silicon Valey, porque ocasiona el robo de talento entre las empresas del lugar y el auge de salarios increíblemente altos de ciertos perfiles
     

Pero yo opino que la metodología Lean nos ayuda a ser más ingeniosos y nos estresa positivamente en términos de tiempo y de recursos económicos; dos factores que necesitan todas las startups que se encuentran en sus primeros pasos. La clave está en implementar Lean con cabeza (es decir estrategia) y en combinación con otras herramientas/metodologías.
Para aplicar el método lean con éxito, hay una serie de temas críticos a tener en cuenta y voy a intentar sacarlos a la luz rebatiendo cada afirmación anterior:

 

Incita a construir características en vez de productos completos

Algunos expertos piensan que cuanto más físico sea el producto, menos Lean será el desarrollo del mismo y aseguran que construir un Mínimo Producto Posible-MVP tiene poco o nada que ver con fabricar un producto brutalmente excelente. Y es que aseguran que la inmediatez y el minimalismo paralizan la creatividad, y que pedir constantemente opiniones acerca de lo que se ésta construyendo, inhibe la posibilidad de crear algo diferente. Y luego argumentan el fracaso de la metodología Lean, recordando la famosa frase de Henry Ford que dice… “If I had asked people what they wanted, they would have said faster horses.” (Si yo hubiera preguntado a la gente lo que querían, habrían dicho que caballos más rápidos.)
Un MVP es un conjunto concreto de la menor cantidad posible de funcionalidades que permite recoger la máxima cantidad de aprendizaje acerca de los clientes con el menor esfuerzo, y no tiene porqué de ser una versión menor de la Solución completa. Un MVP es la materialización de la propuesta de valor (UVP) pero eso no implica que lo tengas que lanzar al mercado.

La construcción de MPV’s es un proceso, e implica un compromiso del equipo para iterar. En cada nuevo MVP has de preguntarte ¿Cuáles son mis hipótesis más arriesgadas?, ¿Cuál es el experimento más pequeño para probarlas éstas? Y cuando los hagas, no te olvides de preguntarte después: ¿Qué hemos validado/invalidado?

Recomendación: Aprende a diferenciar un MVP de baja fidelidad (de bajo nivel) de un MVP de alta fidelidad (o de alto nivel), y entiende cuándo tu MVP está preparado para ser comercializado. Entonces tendrás un Mínimo Producto Viable Comercializable -MVBP es decir una Beta, que en el momento en el que adquiera tracción entonces sí valdrá la pena lanzarla.
 

Quema al equipo prematuramente, dado que un método es exigente

No te voy a engañar, aplicar Lean de forma eficiente es “trabajoso”, pero si se avanza adecuadamente es el propio equipo el que hace un sobre esfuerzo. Hay un estudio interesantísimo publicado en Business Hardvard Review, The Limits of the Lean Startup Method que asegura que demasiada validación conduce al equipo al desánimo.

Como explico en el post “Los errores más habituales en las entrevista de problema” es necesario implicar a todo el equipo fundador en la realización de entrevistas de problema, pero no hace falta que todos hagáis a entrevistas las de solución aunque sí se necesita que todos se impliquen en implementar un proceso ágil de desarrollo.
¿Qué hace que el equipo no se queme? Como dice Michael Porter “The essence of strategy is choosing what not to do” (La esencia de la estrategia es elegir lo que no se debe hacer)
No podemos abandonar el criterio del emprendedor ¡en la toma de decisiones! Que un cliente te diga que quiere que el icono “haga Zoom y parpadee al mismo tiempo” no significa que haya de implementarlo en tu web. El método Lean nos ayuda en el proceso de toma de decisiones, siempre que esté conducido por un una visión estratégica cuidadosa, y se aplique un proceso de validación riguroso y sistemático de cada elemento de esa visión. Por lo tanto no es cuestión de tiempo dedicado sino de sistematización del proceso, esto es lo que te permite avanzar y ser agiles. 

El verdadero aprendizaje que Lean te ofrece es de actitud, no el método per se. Se trata de cambiar la forma de pensar y conseguir optimizar las acciones del equipo para ahorrar tiempo al emprender.

Recomendación: Proponte alcanzar de verdad lo que los “Leaners” llaman “Actionable Steps” que mal traducido sería “pasos ejecutables”, pero que en realidad el concepto va mucho más allá de ejecutar; pues contiene la idea de avance, de progreso. Y en el contexto de una startup, estos “pasos accionables”, suponen el aprendizaje necesario para madurar tu startup, o para saber cuándo pivotar o abandonar el proyecto.
 

Consigue crear productos difícilmente asumibles por los clientes

La sobre simplificación y el empaquetamiento de una metodología siempre consigue que se desvirtualice.  Aquí hay dos puntos críticos para tener éxito:

1) el método Lean startup no se aplica de una misma forma sino que se ha de adaptar a las necesidades de tu startup

No se puede aplicar los mismos experimentos a modelos de negocio radicalmente diferentes. Por ejemplo, no en todos los negocios tiene sentido montar una Landing page explicando la oferta de valor, lanzar una campaña de Adwords y probar a atraer a tus primeros clientes online. Esto es lo que se suele llamar un experimento de test de humo y puede que a un ecommerce sí le sea útil para adquirir aprendizaje validado sobre cómo atraer a sus clientes, pero no lo será para negocios más complejos. En la mayoría de los casos para obtener cualquier información significativa sobre cómo proceder con el modelo de negocio es sin duda un pelín más complejo.

Recomendación: Hibridar las técnicas de Design Thinking con las de Lean Startup y con las de desarrollo ágil, como se explica en el post “Cómo se aplican las metodologías Design-Thinking, Lean, Agile y Growth Hacking de manera eficiente”. Así podrás construir un producto que sea MVP y brutalmente usable, y además hacerlo en un tiempo récor y lanzarlo con una estrategia diferencial.

2) Los errores en el diseño y en la validación Lean se propagan por el modelo

Si fallas en la validación realista del problema, la oferta de valor y el segmento de cliente, estos errores se propagan por todo el diseño del modelo de negocio, pues tanto los canales de venta y atención, los recursos y servicios clave así como el conjunto de socios estratégicos, dependerán en gran medida de lo que hayas puesto en esas tres primeras cajas del modelo. 

En el estudio realizado con las startups  publicado en el HBR, se asegura que aquellas que se centran en la validación del triunvirato "segmento de cliente, Propuesta de valor y canales" tienen un resultado mucho mayor que aquellas que no dedicaron mucho tiempo en esas categorías.

Recomendación: Aprende a trabajar con el Canvas de verdad; léete las herramientas de diseño del modelo como Lean canvasCanvas del modelo de Negocio y Canvas de la Oferta de Valor y aplícalas conjuntamente en el diseño de tu startup. Sal a la calle y valida primero el segmento de cliente, Propuesta de valor y canales antes de seguir avanzando.
 

Devalúa la arquitectura, pues la agilidad hace que no se diseñe bien

Es decir que no te dediques a lanzar cualquier “merdé”, como sugiere Rand Fishkin (coFounder of Moz) en su acertado post  “7 Unlikely Recommendations for Startups & Entrepreneurs” en donde su segunda recomendación es “Lean Development is Good, But MVPs Kinda Suck” y propone una gráfica que explica la diferencia entre un producto mínimo “que da asco”, de uno excepcional.

La arquitectura de producto es importante en un MVBP, pero no tiene porqué serlo en tus primeros MVPs. 

No tengas miedo de tirar código, los buenos programadores lo hacen constantemente. Yo no soy ninguna experta en desarrollo pero he programado, sí sé la importancia que tiene optimizar tu tiempo seleccionando un lenguaje de desarrollo que permita lanzar a corto tus primeros MVPs como Rubi on Rails o un lenguaje similar para la parte del backend, y utilizar un framework ágil como Angular JS para el front que os permita construir código Javascript echando leches. 

Recomendación: Elije un buen CTO. Si se te acerca a tu startup algún tipo que te dice que sabe .Net ¡échale, fus fus!. Y si no sabe SCRUM que aprenda. Tu CTO ha de tomar las decisiones de las que estamos hablando aquí, ¡¡elígelo bien!!. Y nunca, nunca nunca subcontrates el desarrollo de tu startup en las primeras fases, ¡¡buscan un buen co-founder!!
 

Conduce a discusiones equivocadas con los inversores

Los inversores no son tontos, buscan una startup invertible y quieren ser los primeros en entrar. Como dice Luis Martín Cabiedes en su libro “¿Tienes una startup?: Todas las claves para conseguir financiación”, no es lo mismo un proyecto viable que uno invertible y los inversores sólo buscan estos últimos. Y para que un inversor te escuche, hay que estar preparados.

Obtener financiación por parte de un tercero, no es validar el modelo de negocio. La validación es un paso previo a la búsqueda de financiación

Buscar financiación demasiado pronto es una pérdida de tiempo. El momento ideal, para la obtención de capital semilla en España, es al menos cuando hayas validado el encaje problema – solución. Si los inversores y los emprendedores tienen una conversación poco adecuada será porque ésta se producen demasiado pronto, cuando no tienen nada con lo que puedan demostrar tracción. Un buen inversor no comete ese error.

Recomendación: Busca aquellos inversores que no te hagan perder el tiempo y tranquilo, que cuando tengas algo de verdad interesante, los buenos aparecen solos. Mientras tanto: compórtate como una cucaracha, y no como un unicornio.
 

Distorsiona el modelo de contratación en Silicon Valley

¿Sabes una cosa? Aquí no estamos en Silicon Valley. En España el mundo de las startups es como una tercera liga de fútbol; no se cobran esas indecentes cantidades de dinero y en muchos casos el “jugador” pone hasta su coche para “ir al partido”. 
Entre todos; emprendedores, formadores, inversores, empresas involucradas con la innovación y el emprendimiento tenemos la labor de hacer que España alcance la primera liga en emprendimiento, pero que NO se convierta en una burbuja que explote.

Recomendación: Como cuento en el post “Emprende a conciencia”: Si emprendes desde el Ser, el tiempo y el esfuerzo dedicado son “sacrificios” que valdrán la pena.
 

Si todavía no te he convencido de aplicar Lean adecuadamente...

Entonces es que necesitas un método más acotado. Échale un vistazo a la metodología que se enseña en el Martin Trust Center for MIT Entrepreneurship y que se llama Disciplined Entrepreneurship. En ella se proponen 24 pasos concretos para lanzar una startup de éxito. Te recomiendo el libro de Bill Aulet, "Disciplined Entrepreneurship : 24 Steps to a Successful Startup", verás que es un método hibridado entre design thinking y Lean. Algún día explicaré las ventajas e inconvenientes de cada una de las aproximaciones.