Ser emprendedor; desmitificar esa palabra tan manida

Imagen de pixabay

Imagen de pixabay

Hay gente que cuando piensa en un emprendedor, ve a un tipo joven y gracioso en vaqueros y deportivas que va dando charlas por ahí del último grito tecnológico. Dejémonos de fábulas. Por cada emprendedor de los que pueden dar charlas, hay 99 a los que no le conocen ni en su casa; más que nada porque nunca está, debido a las jornadas maratonianas que tiene.
 

"Una startup está diseñada para crecer rápidamente"  Paul Graham, el fundador de YCombinator

 

El arte de emprender es levantarte por las mañanas con ilusión para ir a trabajar, es poder vivir en la más pura incertidumbre sin despeinarte, es la ambición de querer hacer algo que rompa el estatus-quo, o el mantener la ilusión de hacer algo que valga la pena. Pero sobretodo es la necesidad de buscarte la vida y la de querer hacer las cosas por ti mismo, porque lo que te ofrecen otras empresas simplemente no es suficiente. Y no estoy hablando sólo de dinero.


Ser emprendedor no es sinónimo de tener nada, ni de ser de una determinada manera...

es comportarte de una determinada forma

Para ser emprendedor necesitas disponer de un marco de conocimiento que te ayude a tomar las decisiones estratégicas adecuadas y una capacidad de comunicación con la que literalmente te “comas la red”. Yo lo resumo en cuatro pasos:
1.    Ser un “Doer”
2.    Tener la motivación necesaria
3.    Experimentar, experimentar y experimentar
4.    Adoptar una actitud coherente con quien eres

¿Sabes una cosa? Todo esto se puede aprehender, no son más que una serie de patrones de comportamiento que con las que te convertirás en un buscador. 

 

Ser un “Doer”

El origen de la palabra “emprendedor”, como se explica un estudio de berkeley.edu, es francés y significa “persona o individuo que organiza u opera un negocio o varios”. El primer uso que se hace de esta palabra fue por Richard Cantillon en 1734, un economista que quiso distinguir al “los asalariados sin ingresos fijos que pagan costes de producción conocidos pero que ganan ingresos inciertos”.

 

Hoy parece que la actitud emprendedora es fundamental para el crecimiento económico en el mundo y que lo que hace posible este desarrollo, es la ruptura con el orden establecido. El economista Joseph Schumpeter, como se asegura en dicho estudio, comentaba en su libro Capitalism, Socialism and Democracy que “la destrucción creativa es el factor esencial para el desarrollo del capitalismo”. Este experto en innovación, explica que la combinación de recursos humanos, físicos y económicos dan lugar a nuevas industrias y riqueza, pero que es la destrucción de lo establecido el mecanismo principal del desarrollo. Y aquí es donde aparece su definición de emprendedor como “la figura dinámica que combina recursos vitales para servir necesidades de cliente, destruyendo creativamente el orden económico preexistente”. 

Startups como Uber o airbnb, entre otros, han hecho realidad justo esto con sus modelos de negocio. Estos emprendedores arrancaron con una idea irracional o “loca” desde el punto de vista del estatus quo del momento, y les costó cierto tiempo convencer a los inversores de que de verdad podían irrumpir en el sector para ofrecer algo diferente. En el caso de airbnb, la idea surgió gracias plantearse la posibilidad de que un individuo pudiese alquilar una habitación a un desconocido, como explico en la herramienta “De lo imposible a lo posible”. El fundador de Uber sin embargo seguro que pensó ¿Y si cualquier persona puede llevar a otra con la prontitud y seguridad necesaria? Tal y como se cuenta en la la técnica ¿Y si?.
 

Todos somos creativos, pero ¿cuantos de nosotros nos pasamos la vida soñando con algo diferente? ¿cuántos más nos decimos a menudo “esa misma idea la tuve yo hace unos años”?

Un Doer o “Hacedor” es aquel que hace que las cosas ocurran 

Jay Samit- Fundador de Sea Change International

Jay Samit- Fundador de Sea Change International

Hay dos tipos de personas: aquellos que buscan oportunidades y aquellas que las hacen posibles – Jay Samit- Fundador de Sea Change International

Y para ello has de creer en ti mismo, saberte capaz de llegar a hacer aquello que a veces te parece imposible y verte influenciando el entorno para hacer que las cosas ocurran. Las estadísticas dicen que aquellas personas que tiene la creencia de que pueden hacer cambiar las cosas, son las que demuestran una efectividad pasmosa en su trabajo; son lo que se llama self-efficacy (o auto-eficacia)
 

Una de las características más importantes relacionadas con ser un “Doer” es la resiliencia, que según la RAE es “la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.” 

Ser resiliente es insistir, pero con la inteligencia y la capacidad de adaptarte a las circunstancias y oportunidades. No se trata de ser un cabezota, no vale intentar siempre lo mismo; si cambias tu posición ligeramente, seguro que encontrarás antes o después la forma de avanzar. A esto también se le llama pivotar, porque se asemeja mucho a los movimientos que hace un jugador de baloncesto cuando tiene la pelota y mueve su cuerpo girando con un pie fijo en el suelo, al mismo tiempo que intenta pasar la bola a otro compañero. 

"El pivote en baloncesto se emplea para eludir a un contrario, para asegurarse la posesión de la pelota y también para evitar saltos entre dos". Pues el emprendedor lo hace para adelantarse a su competencia, asegurarse la posesión de una oferta de valor diferencial y para mantener su ventaja competitiva evitando que le salten por encima.
Ser resiliente también es aceptar el fracaso en última instancia y reinventarte, esto también tiene que ver mucho con ser un “doer” aunque parezca algo contradictorio, es una parte importante para mejorar y tampoco se ha de ver como un fracaso.

 

Tener la motivación necesaria 

El mayor problema de probar cosas nuevas es que la falta de garantía de un resultado positivo. Tener una visión y ejecutar un plan establecido no es sinónimo de éxito. Para llegar al algún lado es fundamental combinar de forma extraordinaria la ejecución con la capacidad de crear y para eso necesitas tener la motivación necesaria. 


¿Qué hizo posible que esos emprendedores tuvieran éxito? La actitud de búsqueda constante. Esto es a lo que el en MIT llaman el “mindset” del emprendedor.

Imagen del MIT Martin Trust Center for Entrepeneursip

Imagen del MIT Martin Trust Center for Entrepeneursip

“Para ser un emprendedor de éxito hace falta tener el espíritu de un pirata y adoptar las habilidades de un marine” MIT Martin Trust Center for Entrepeneursip

Me encanta airbnb, es un ejemplo perfecto de motivación; son las perfectas cucarachas, como aseguró Paul Graham. Échale un vistazo al vídeo donde explican cómo aplican las estrategias de Growth Hacking sobre el panel de experimentación de la empresa: Experiments at Airbnb.

 

Experimentar, experimentar y experimentar

Para alcanzar tracción has de experimentar. No esperes que nadie te diga qué has de hacer, experimenta, prueba cosas nuevas, testea. Sean Ellis, el creador de GrowthHackers dice que cada paso en el viaje de tu cliente por el proceso de compra se puede mejorar, y cada mejora te acerca un poco más al crecimiento. Él asegura, que cada startup exitosa está implementando estrategias de growth hacking en un promedio de 3 experimentos de crecimiento cada semana.

Como explica Sean Ellis en su libro de Sean Ellis, “Hacking Growth: How Today's Fastest-Growing Companies Drive Breakout Success” la experimentación efectiva, aquella que conduzca al crecimiento sostenible, consiste de adoptar una actitud sistemática en donde se prioriza los test de menor coste y mayor impacto. 

1.    para qué sirve tu producto
2.    porqué lo necesita
3.    qué beneficios le aporta su uso ahora
 

Como te conté en el post “Optimizar el ciclo de vida del cliente” el momento “¡Ah ha!” pasa en la activación, cuando el potencial cliente (prospect) se convierte en cliente. Esto sólo pasa porque el producto se convierte en un “must-have” para él. 
Sean Ellis en su libro nos recuerda lo más importante: “que tu cliente tenga ese momento “¡Ah ha!” es crítico para tener un crecimiento sostenible”.
Pongamos algunos ejemplos:
 

Para saber si has alcanzado ese momentazo en tu startup puedes aplicar la encuesta de validación de mercado o Test de Sean Ellis (The "Must-Have" survey)

En caso de que todavía no estés ahí, utiliza otras herramientas para entender qué está pasando y hacer los cambios necesarios como para alcanzar ese momento. En la sección de Recursos para MVP’s encontrarás algunos ejemplos.


El libro de Sean Ellis mencionado introduce, además de otras ideas interesantísimas, dos nuevos “encajes” que garantizan el éxito siempre y cuando hayas alcanzado antes el encaje producto/mercado (o product/market fit):

  • Language/market fit o el encaje lenguaje/mercado: cómo de bien la forma en la que describes el beneficio de tu producto resuena a tu audiencia objetivo
  • Channel/product fit o el encaje canal/producto: cómo de efectivos son los canales que has seleccionado para llegar a esa audiencia, con tu producto.

Empieza por optimizar la experiencia de cliente en el momento en el que entra en contacto con tu producto por primera vez, lo que los americanos llaman “Onboarding”. Uno de los experimentos más útiles para ello y que te ayudarán a encontrar el encaje lenguaje/mercado es el text A/B. Gracias a este experimento podrás mejorar el ratio de conversión. 

 

Adoptar una actitud coherente con quien eres

Y finalmente la coherencia. No se puede ser auténtico sin ser coherente.
¿Es la búsqueda de lucro lo que exclusivamente motiva a un emprendedor? No el dinero no es el fin, es el medio que te permite cambiar las cosas. Si hubiese sido por dinero, nunca hubiera aparecido Linux, por ejemplo.

Brian Chesky Co-fundador & CEO de airbnb

Brian Chesky Co-fundador & CEO de airbnb

“Love creates growth, not the other way around” – Brian Chesky Co-fundador & CEO de airbnb

Un emprendedor es un artista, dado que continúa con su trabajo independientemente de si sabe a priori si va a tener éxito o no. Un innovador entiende que el resultado económico es una consecuencia de algo que va mucho más a allá.

No importa lo que quieras crear, pero sí sería adecuado que te preguntases ¿Qué hay detrás de esa necesidad imperiosa de hacer algo? Si lo que te mueve a seguir adelante, no es algo con lo que te identificas profundamente, puede que abandones esta carrera antes de tiempo o puede que un día despiertes sintiendo una falta de coherencia tremenda y sufras.
Muchas personas insisten en que un gran emprendedor es un líder nato que tiene la capacidad para construir y mantener un equipo motivado en torno al proyecto. Sí claro, pero eso sólo se hace si lo que haces forma parte de lo más interno de ti.
Si todavía no lo has hecho lee el post Emprende a conciencia en él te explico las razones por las que para ser feliz emprendiendo, has de crear una empresa desde el “ser” y no desde “tener”.