Criterios para buscar un buen co-founder

Imagen de pixabay

Imagen de pixabay

 
 

Qué es...

Encuentra a las personas que te complementen y con quien montar la startup. Las investigaciones demuestran que la habilidad clave para emprender es la capacidad de construir un gran equipo. El equipo de fundadores es el corazón de una startup, es la razón principal por la que un proyecto triunfa o fracasa, y es la clave diferencial para encontrar inversión de capital privado (si la buscas).

 

Cuándo utilizarla

Desde el momento en el que decides emprender, cuando te quedas sin equipo (hecho que suele pasar cuando menos te lo esperas) o cuando es el momento de hacer crecer el equipo inicial, pero todavía sois una startup.

 

Pasos para implementarla

El equipo de fundadores perfecto es aquel tiene las siguientes características:

  • Equilibrado: Un equipo de fundadores no ha de ser ni muy grande ni muy pequeño. Uno no es un equipo y más de 5 es una multitud. Tener más gente en el proyecto emprendedor, no hace que vaya mejor ni más rápido.

  • Cohesionado: Que trabajéis a gusto ¿Hay el suficiente nivel de confianza entre los miembros? La cohesión de un equipo se produce cuando hay un espacio en donde haya una gran transparencia y un alto nivel de comunicación. Cerciórate que os lleváis bien, que la confianza es algo que puede ocurrir. En los próximos cuatro meses vas a estar más con el equipo que con tu familia.

  • Potente: Constituido por personas inquietas, inteligentes y proactivas. La auto-gestión, auto-aprendizaje, auto-motivación deberían ser sinónimos de la palabra emprendedor. Creo que ser un ávido lector es condición sine qua non para ser emprendedor, pues vais a tener que aprender un montón de cosas lo más rápidamente posible. Se aprende haciendo, pero ¡se empieza leyendo buenos libros!

  • Comprometido: Formado por personas trabajadoras. ¿Estáis dispuestos a remangaros?, ¿Y a hacer un sobreesfuerzo en ciertos momentos? Porque esos momentos llegarán… Evita que exista descompensación entre el esfuerzo que ponen unos y otros miembros del equipo. Si por ejemplo dos de los fundadores habéis decidido dejar otros trabajos para centraros totalmente en el proyecto, pero un tercero no lo ha hecho, todavía puedes balancear este desequilibrio mediante las participaciones que cada uno dispondrá de la empresa, pero es más difícil. Se puede y es recomendable arrancar a emprender a “part-time”, pues mitigará la presión de no disponer de ingresos recurrentes. Pero te propongo entonces que todos los miembros del equipo tengáis una situación similar, que defináis claramente la dedicación que vais a invertir en el proyecto, y que os comprometáis redactando un pacto de socios privado.

  • Multidisciplinar: Un equipo que esté formado por formado por personas complementarias. Busca e identifica las funciones y roles necesarios para ponerla en marcha el proyecto. Hay una serie de perfiles que son necesarios y otros son imprescindibles.

Pasos para encontrar al equipo

1.Busca personas compatibles a ti y diferentes de ti: Si estás pensando en seleccionar un par de colegas de tu carrera quizás te equivoques o quizás no, pero garantiza que entre todos cubrís con los roles que has identificado anteriormente. Pásate por los entornos donde están estas personas. Puede ser desde un concurso de ideas, convocatorias de financiación/inversión, un hackaton, meetups, certámenes de startups, conferencias, foros y otros eventos de estos temas (como por ejemplo StartupWeekend), escuelas de negocios e incluso otras aceleradoras o incubadoras. Otra opción es poner un anuncio en LinkedIn o en Betabeers, buscar en marketplaces como webs de freelances (como UpWork, remoteok, desarrolladores en Toptal, diseñadores en Behance). Hay webs incluso más específicas como founderdating, cofounderslab, younoodle, techcofounder o angel.co.

2. Evalúa a las personas antes de comprometerte: Una startup se construye con gente de mentalidad flexible y capaz de vivir en un ambiente de constante cambio y cierto caos. Este tipo de capacidades se descubren con el tiempo y por ello vete de cañas y habla con la gente. Ten una “cita” con los co-founders, tomaros vuestro tiempo para probar si podéis trabajar a gusto antes de “casaros”. ¡Echar a un socio mal avenido es peor que sufrir un divorcio!. Utiliza la intuición para no juntarte con gente demasiado obtusa y que no encaje contigo.

3. Reparte de forma sensata las participaciones: Todas las personas implicadas en el lanzamiento del proyecto han de verse y sentirse recompensadas por el esfuerzo, pero eso no significa que todos los miembros fundadores hayan de tener el mismo número de participaciones. De hecho, eso es algo totalmente desaconsejado, porque limitará enormemente la capacidad de tomar decisiones del equipo. ¡Ojo! Todavía no crees la empresa, no es el momento adecuado, pero sí puedes establecer cómo vais a compensar el esfuerzo cuando lo hagáis.

Existe una web muy divertida llamada “Find A CoFounder” que te ayuda a calcular esto, se trata de tener en cuenta una serie de factores que son importantes para el éxito del proyecto, tales como: Quién es el CEO, quién programa, quién ha participado en la definición de la idea original, quién gestionaría al equipo, quién trabaja a tiempo parcial y quién a tiempo completo, quién atrae o es capaz de atraer inversores, etc. Accede a “Find A CoFounder” y calcula el porcentaje de participaciones de cada uno de vosotros. ¡Ojo que solo admite 4 fundadores!

 

Consejos

Si buscas inversión necesitas un equipo genial: La mayoría de los inversores deciden en 5 minutos si eres un equipo de ganadores o de perdedores. Si pareces un ganador, les gustará más tu idea. Si creen que no, saldrán corriendo. En caso de que el equipo fundador no les guste, no te lo dirán directamente, buscarán otras escusas para justificar la no inversión.

Ejerce un liderazgo sano: Identifica las motivaciones de los miembros del equipo y encuentra tu espacio de influencia. Los “Solo-founders” no suelen triunfar, pero no quieras añadir un co-fundador de forma artificial. Mejor un compañero previo que un desconocido.

Mantén una red de stakeholders: Localiza a personas de fuera del equipo del proyecto que te puedan asesorar, aconsejar o promover el proyecto. Siempre es interesante disponer de asesores o consejeros o tutores, como explico en la herramienta de Contrato conmigo mismo. Pero, además, disponer de profesionales que puedan colaborar de forma puntual en el proyecto.

Aplica la regla de Pareto 80/20: Las startups son lugares donde las personas tienen que hacer cosas que no esperas. Aplica la regla 80/20 sobre la visión (estar de acuerdo con la mayoría, pero no con todo). Si conseguís estar de acuerdo en al menos el 80% de las decisiones que tomáis, eso ya es un éxito.

Bootstrapping al inicio: Si tu potencial socio no quiere bootstrapear, no es tu socio. Una startup que no es eficiente en capital jamás será escuchada por los inversores. Y para ello hay que aprender a saber cuándo gastar y cuándo no. "búscate la vida" para no gastar demasiado hasta que no valides el mercado: intercambia favores para conseguir que otras personas te ayuden o hazlo tú mismo.

Firma un pacto de socios: Cuando ya hayas encontrado el equipo perfecto y lo hayas validado, no te olvides de este paso. Un pacto de socios fundadores de una startup establece los mecanismos para que se puedan tomar decisiones y disminuye la probabilidad de que el equipo acabe enfadado y dispersado. Si las cosas van mal, se utiliza este recurso.

 
 
 

RECIBE LAS NUEVAS HERRAMIENTAS

Jamás compartiré tu email con nadie

Nombre *
Nombre
Consentimiento *