Pacto de los Socios fundadores

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

 
 

Qué es...

Un pacto de socios fundadores de una startup es un contrato privado que se firma voluntariamente entre los socios de una empresa. Dicho acuerdo establece los mecanismos para que se puedan tomar decisiones y disminuye la probabilidad de bloqueos si aparecen problemas de equipo y conseguir así que el proyecto siga adelante.

 

Cuándo utilizarla

El pacto de socios ente fundadores se puede firmar cuando se constituye la sociedad (la empresa fiscalmente), pero puede firmarse en cualquier momento que queráis aclarar las bases de la colaboración, como por ejemplo en cuanto un grupo de fundadores se pone a trabajar en una idea (altamente recomendado).

 

Pasos para implementarla

Muchos equipos de emprendedores no entienden esta necesidad y se ponen a trabajar sin pensar que quizás algún día el equipo pueda no estar tan cohesionado. La ley no obliga a la firma de un pacto de socios, pero es algo muy útil ya que sirve para establecer una serie de detalles que generalmente no se incluyen en las escrituras de constitución de la sociedad, como lo son:

  • Regular y repartir el trabajo y la dedicación de los socios

  • Establecer qué hacer o cómo proceder en caso de separación de algún miembro del equipo

  • Regular las condiciones de entrada y salida de nuevos socios

  • Y si la startup fracasa, el pacto dice cómo se ha de repartir los activos existentes

Este pacto se va complicando en la medida en la que entran nuevos socios y sobre todo si entran en la empresa inversores privados.

Existen un montón de modelos por Internet, pero siempre es recomendable adaptar el modelo con el que partáis a vuestra situación concreta. Yo te recomiendo por ejemplo el de Suma CRM (ver anexos) que, aunque es un pacto de inversión, está muy bien. Cualquier modelo de un bufete de abogados puede ser también un buen punto de partida, pero verifica que contenga una serie de clausulas que menciono a continuación:

  1. Funciones y dedicación de cada socio: Para evitar malentendidos, se incluye los hitos de negocio que se persiguen, las principales funciones de cada uno, así como el tiempo que van a dedicar al proyecto. Si se quiere recompensar a los fundadores por el esfuerzo realizado, se incluye en el pacto el sueldo de los fundadores o/y bajo el cumplimiento de una serie de condiciones de permanencia y alcance de objetivos, opciones de Compra (stock options o phantom shares).

  2. Propiedad de la empresa y de la no competencia: especificación detallada de que todo lo que se crea para la empresa es de la empresa, y no de las personas que trabajan en ella. Además, tiempo por el cual un socio que se marcha no podrá trabajar en otras empresas de la competencia y/o que no crearán una empresa cuyas actividades compitan de ninguna manera.

  3. Derecho de adquisición preferente: Cuando un socio fundador se va, hay básicamente dos opciones: que se quede con la participación que dispone de la empresa, o que existan mecanismos de compra/venta que obligue al socio saliente a vender su participación al resto de los socios y evitar así que no haya personas con capital. Esto evita por ejemplo que las pueda vender a un tercero ajeno a la empresa, o que ponga pegas a la evolución de la empresa cuando ya no tiene nada que ver.

  4. Derechos de arrastre (drag along) y de acompañamiento (tag along): términos y condiciones que regulan los caminos de entrada de capital privado en lo relativo al poder del voto de los socios y la disminución de acciones de cada parte. La cláusula de acompañamiento se utiliza para proteger a los socios minoritarios, y la de arrastre a los mayoritarios.

  5. Cláusula de gobierno: El órgano de administración de la Sociedad está regulado por las escrituras de constitución de la empresa cuando se cree fiscalmente, pero si no se ha hecho ya, se ha de incluir el conjunto mínimo de normas que establezcan las votaciones necesarias para eliminar situaciones de bloqueo. Otras veces se incluye algún añadido como la composición de un consejo de administración, aunque en las escrituras de constitución se especifique la existencia de un administrador único.

 

Consejos

  • Pacto de Socio y Notaría: Cualquier acuerdo es elevable a público si se pasa por notaría. Si no firmas un contrato delante de una entidad autorizada, cualquier persona puede romper el acuerdo y automáticamente se puede convertir en un acuerdo verbal. En cambio, una escritura pública es una prueba irrefutable tanto en un juicio como fuera de los Tribunales y su coste no es representativo. Simplemente llamar a una notaría y pedir cita para firmar.

  • Pacto antes de la inversión privada: Una vez oí decir a un inversor que una de las primeras cosas que preguntaba a una startup que buscaba inversión de él, era si tenían un pacto de socios entre los fundadores. En caso de que no lo tuviesen, les ponía “un punto negativo”. Y es que cuando un inversor entra en tu startup, él más que nadie quiere que las cosas estén claras entre los socios y que, sobre todo, existan mecanismos para tomar decisiones entre vosotros. Cada vez que entra un nuevo socio a formar parte de la sociedad, y un inversor privado lo es, firmaréis un nuevo pacto que generalmente anula el anterior. El pacto que te hará firmar un Socio capitalista regulará fundamentalmente las condiciones de entrada y salida de ese nuevo socio y de futuros, e incluirá una serie de cláusulas que protegen su inversión. Si este es tu caso, no lo dudes y consulta a un abogado especializado en mercantil para este último, es muy importante que negocies bien y entiendas qué vas a firmar.

 
 
 

RECIBE LAS NUEVAS HERRAMIENTAS

Jamás compartiré tu email con nadie

Nombre *
Nombre
Consentimiento *