Estás en:

Si tenemos una idea...

Idea-Concepto.png

Foco Principal

En las fases iniciales de la startup, has de centrarte en las actividades de análisis de oportunidad, diseño del modelo de negocio e identificación de quién es tu cliente

En el libro de Emprende a Conciencia te conducirá por este camino

En el libro de Emprende a Conciencia te conducirá por este camino

¿Te gustaría tener un libro que te conduzca por un proceso fluido para recorrer este camino?

Si quieres entender cómo enlazan o se combinan estas herramientas, necesitarás leer los libros de Emprende a Conciencia. El primero te ayudará a obtener las primeras ventas a partir de una idea. Más información aquí.

 
 
 


Crear el equipo fundador

Emprender solo es muy difícil, busca gente que te complemente. Entiende qué tipo de emprendedor eres y busca personas que te complementen. Se puede aprender a emprender, esto es lo que estoy intentando que hagas. 

 
 
 

Encontrar la oportunidad

Descubre, desarrolla y evalúa las oportunidades de negocio. Este primer paso te ayudará a tener una visión inicial de la oportunidad de negocio que tienes en mente.

1. Identifica el Problema

El primer paso de un emprendedor consiste en encontrar un problema que valga la pena resolver, e idear una Solución que realmente satisfaga dicha necesidad y que sea diferencial con respecto a otras soluciones ya existentes en el mercado. Si el problema es lo suficientemente doloroso y la Solución adecuada, encontrarás a las personas que esté dispuesta a pagar por ello. Algunas herramientas para estimular la creatividad en grupo son:

 

2. Analiza el mercado

Una vez que tienes la idea (el problema que quieres resolver), es hora de echar un vistazo al mercado potencial. Para ello entiende a qué tipo de mercado vas dirigido y haz una primera estimación del tamaño de tu mercado. Pero ojo,  evita caer en la “parálisis por el análisis”. Ninguna estimación de mercado es perfecta; es un punto de partida para detectar tu mercado potencial.

 
 
 


Diseñar el Modelo de negocio

Antes de ponerte a diseñar, crea y desarrolla un modelo de negocio para tu idea. Para ello te recomendamos que leas mucho sobre tipos de modelos de negocio y que selecciones un lienzo o Canvas, es decir un marco de diseño de modelos de negocio. Cada tipo de Canvas se explica para qué sirve y cómo se utiliza.

 
 
 

Identificar al Cliente

Es hora de identificar a tu cliente potencial. Para ello es importante que entiendas cuáles son sus motivaciones, sus gustos, sus inquietudes, en qué dedica el tiempo, cuáles son sus tareas... Todo esto te servirá para definir una propuesta de valor que dé respuesta a sus necesidades reales.

 
 
 

Validar las hipótesis

Sal a la calle y habla con tus potenciales clientes. Así conseguirás minimizar el riesgo de construir algo que nadie quiere. Esto es la esencia del emprendedor Lean. A medida que avanzas en esta tarea, identificarás los patrones de comportamiento que te permitirán diferenciar distintos segmentos dentro de tu cliente, hilar fino y adaptar la oferta de valor a el que creas que tiene mayor potencial para alcanzar el mercado.

 
 
 

Diseñar la Solución

Es hora de ponerte manos a la obra y empezar a crear aquello que ya llevas un tiempo analizando y valorando. Adopta una actitud creativa y plasma tu idea lo más  rápidamente posible para seguir validándola. ¡Ojo! no te he dicho que la construyas todavía :)

 
 
 

¿No encuentras la herramienta que buscas?

proximamente-500x300.png

En el libro de Emprende a conciencia

Si quieres disponer de acceso gratuito al primer capítulo y obtener un descuento sobre el libro ¡No lo duces! Apúntate a la lista de “early readers”